Páginas vistas en total

jueves, 13 de septiembre de 2018

Rafaela 2018

La resistencia como forma de cultura

En esta segunda entrega, completamos nuestra mirada acerca de lo que vivimos en una nueva edición del Festival de Teatro de Rafaela, que tuvo lugar en julio de este convulsionado año.

M.B. y G.M.

La 14ª edición del Festival de Teatro de Rafaela que se llevó adelante del martes 17 al domingo 22 de julio, sorprendió con muchas obras dirigidas a todo tipo de público, de gran calidad, color y poesía, que pudieron apreciarse en la Carpa de Circo o bien en vecinales o plazas.
Dentro de este espectro resaltamos espectáculos como Naturaleza rota y Circo de bolsillo, dos producciones protagonizadas por José Guirado (Rosario).
Uno de los momentos participativos de Circo de bolsillo.

En la primera, el versátil y carismático clown acerca con mucha gracia y una serie de juguetes abandonados, apilados o rotos, una historia que divierte y asombra a espectadores de todas las edades, pero que también hace pensar y aceptarnos tal como somos y tal como es el otro, con lo que tenemos, nos falta o sobra. En tanto en Circo de bolsillo, el actor juega todavía más y lleva adelante una propuesta que le da increíble cabida y participación al público, sin ridiculizarlo sino lo contrario, poniendo en valor y aplaudiendo la espontaneidad y creatividad de los niñxs que quieren pasar al frente y jugar también, a la vista de la platea.
Hay un montón de escenas por demás hilarantes y tiernas a la vez, que surgen cómplices de los múltiples gestos y acrobacias de este joven clown y su corazón de niño. Momentos todos que en uno y otro caso, se abonan con una serie de objetos finamente diseñados que generan una fascinación aparte.
Yo sabo (Buenos Aires)
Yo sabo fue otra de las propuestas, simple y graciosa, que trajo esta edición. La función se hizo en un salón parroquial puesto que el mal tiempo impidió que eso ocurriera en la plaza del barrio. Los hermanos Mariano y Gastón Guerra son los responsables primeros de este trabajo clownesco, dirigido por Guillermo De Blas. Aquí todo ocurre a la vera de un camino, y mientras los dos amigos esperan, discuten sus ideas contrapuestas acerca de uno y otro destino a seguir, hacen magia y también, fotos.
Internacional (vamos a Marte), con Víctor “Tomate” Ávalos, el maestro de la globología en el país, y la acróbata Tristana Muraro y los osados malabares con clavas y fuego a cargo de Leandro Korman, completaron el reparto de una auténtica troupe cirquera acostumbrada a actuar en la Costa bonaerense, y sumaron piruetas con una red, acrobacias y humor.
Plo plo, vendedor de ilusiones ofreció en la Biblioteca Sarmiento un delicado espectáculo de teatro de objetos, una maquinaria de hilos y marionetas de la mano de grandes titiriteros de Capilla del Monte (Córdoba).
Elenco completo de El Fausto criollo.
En tanto, El Fausto criollo, fue una de las esperadas producciones del Teatro Nacional Cervantes, que anhela seguir recorriendo rutas argentinas, según confió el elenco.
Acá, cinco talentosos actores se reparten los papeles para representar una historia de amor, aunque no es así de sencillo porque algunos se rebelan. Cada nueva escena de lo que pretenden contar, trae otros personajes, nuevos y coloridos vestuarios, más humor y guiños al público. Luciano Medina, Franco Moix, German Zita, Mercedes Di Napoli, Matías Ocantos, se lucen por igual en esta inspirada versión de la obra de Estanislao del Campo.
Montaraz, que había sido presentada exitosamente en el Nacional de Rosario de este año, proveniente de La Plata, las futuristas Siniestra y Clarividentes de Javier Daulte y Mis días sin Victoria de Rodrigo Arena (CABA), completaron con otras obras más, una programación pensada por un equipo comandado por Gustavo Mondino, que una vez más sobresale por su osadía.
Las actrices de Montaraz, cabe señalar, tuvieron su función en el Centro Cultural Viejo Mercado. Esta propuesta combina el atractivo de jóvenes actuaciones, música en vivo y momentos de destrezas o hip hop. Con una estructura no convencional, las cinco muchachas: Julieta Ranno, Denisse Van der Ploeg, Natalia Maldini, Eliana Giommi y Ana Belén Recabarren imprimen un ritmo tan vertiginoso como violento mientras desandan sus historias, bajo dirección de Braian Kobla.
En tanto, el gran autor de Estás ahí, Nunca estuviste tan adorable y tantas otras obras estrenadas durante las últimas dos décadas, ofreció un taller y los dos espectáculos mencionados, ambos muy conectados con uno de sus leit motiv temáticos y procedimentales: la ciencia ficción, el esoterismo, las zonas grises de lo estrictamente representacional y del deseo. En estos tópicos, por supuesto que gravitan las relaciones humanas, los relatos fragmentarios, los frustrados o satisfechos anhelos de los personajes.

El ensayo (Colombia)
Allende países

De Bogotá, Montevideo y Santiago de Chile llegaron producciones por demás atractivas. Los colombianos vivieron intensamente el FTR con El ensayo, que fue aplaudida a rabiar en La Máscara. Inspirada en la Medellín de los años 90, el director Johan Velandia, analizó la realidad latinoamericana y revindicó la necesidad de que el teatro de Latinoamérica sea el que se ocupe de sus temas, conflictos y dilemas.
Pensando en salirse de estereotipos, los tres buenos actores (Rafael Zea, Milton Lopezarrubla y César Álvarez), componen a tres tragicómicas mujeres –luego a sus hijos- atravesadas por el dolor, la desolación y el ensayo de una venganza posible.
Como bien señalan los propios artistas, en esta puesta se observa el deseo de “vengar la vejez, la soledad, el machismo, la religiosidad, la pobreza, la falta de oportunidades, la delincuencia, el narcotráfico, la violencia, la injusticia. Vengar la doble moral”.
Por su parte el elenco uruguayo, con Otros problemas de humanidad, perteneciente a una generación cuyo promedio de edad no supera los 30 años, llegó con un artefacto escénico notable y divertido.
Otros problemas de humanidad (Uruguay)

La propuesta es una investigación fresca y luminosa, que desborda pochoclo por toda la escenografía, acaso como símbolo de lo que está a punto de estallar en esa apretada convivencia que aquí tuvo lugar en una de las aulas del Viejo Mercado. Son escenas que logran convocar las almas y universos de Felisberto Hernández o Leo Masliah. José Pagano, Cecilia Yáñez y una magistral composición fuera de toda época de Laura Martínez, se lucieron bajo la mirada de su director Sebastián Calderón.
En tanto los chilenos llevaron al Lasserre El Dylan, la dramática historia real de un joven trans que fue asesinado. La obra pone en escena temas como la ignorancia, la discriminación, la violencia, la complicidad de todos ante estas situaciones. Este trabajo –dramaturgia de Bosco Cayo y dirección de Aliocha de la Sotta- tiene un refinado y significativo vestuario diseñado por Felipe Olivares, y toda una estética que refuerza lo que se dice o grita, acaso para que los espectadores no miremos para otro lado.

Turbulencias que potencian

Bajadas las aguas de una edición especial que agitó polémica a nivel local y nacional en torno a la obra Dios de Lisandro Rodríguez y que generó ciertas dudas, el tiempo hizo lo suyo, despejó esas inquietudes y entonces, habrá festival para rato.
Imaginamos que los más de veinte mil espectadores que disfrutaron de esta edición, no van a dejar que nadie arrase con esta fiesta. Resistir los embates, es la cuestión.
Las reacciones generadas de parte de muchos que ni siquiera habían visto el espectáculo en cuestión, sembró hipocresía. En contrapartida, el espaldarazo de la ministra de Innovación y Cultura y del propio director del Instituto Nacional del Teatro, calmó el panorama y generó optimismo.
Concurridas rondas de críticos, periodistas, público y artistas.
Pasada la turbulencia, lo que queda es la certeza del lugar que ocupa este festival en el campo cultural nacional. Periodistas y críticos que participamos activamente del FTR, firmamos una carta abierta a la sociedad rafaelina, en claro respaldo.
En uno de los párrafos se señaló: “Como profesionales en el campo de la cultura en general, y del teatro en particular, alertamos sobre estos hechos de censura que promueven un arte adocenado, revisado, controlado, prolijo, inocuo, alejado de la realidad, obsecuente, cómodo y tranquilo. Creemos que sin riesgo y sin novedad, no se promueve el arte, sino que por lo contrario, se gestiona su certificado de defunción”.
Por todo lo que produce y revoluciona, por lo que se lo distingue y reconoce y por lo que haga falta mejorar –otra comunicación con los periodistas locales, por caso-, por la inteligencia de formar públicos y artistas, por propiciar diálogos y encuentros entre unos y otros, por ofrecer obras únicas y entrañables, ¡larga vida al Festival rafaelino!

lunes, 23 de julio de 2018

Anticipo.

Un festival que hace hablar a todos

Mónica Borgogno
Guillermo Meresman
LA OTRA BUTACA
(fotos gentileza de Gustavo Conti)

“Rafaela con su festival se ha convertido en una gran escuela de teatro... Decir Rafaela es decir teatro... Teatro con T mayúscula y T de tormenta, torbellino, tradición, texturas, con T de texto, trama, trampa, trueque; tolerancia y trashumancia; con T de trabajo y de tragedia; con T de típico, tópico y todo, con las T de tomate, truco y tremendo”, dijo en el acto de apertura de la 14ª edición del Festival de Teatro de Rafaela, una inspirada e histriónica ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González”. Y así invitó al juego, a la entrega, a la belleza, al estallido de ideas y sentidos.
“Me preguntan por el festival de Rafaela no solamente en Argentina sino también en el exterior. Y me preguntan qué fenómeno se da en esta ciudad, por qué todo el mundo quiere ir a Rafaela, por qué todos se van tan felices y quieren ser parte de él. El trabajo incansable de muchas instituciones y grupos a lo largo de muchas décadas, instalaron la producción teatral y educaron a un público”, señaló con temple y emoción, Marcelo Allasino, director del Instituto Nacional de Teatro. "Por cómo este festival recibe a los artistas, periodistas, productores, investigadores, con amor y respeto, es que la gente quiere venir acá", añadió.
Una y otro, son los titulares de los organismos que cogestionan junto al Municipio rafaelino, esta gran fiesta de la región que este año se desarrolló del martes 17 al domingo 22 de julio.
“Estamos nuevamente en el desafío de levantar el telón en un momento difícil, complejo, en donde parecería que lo que domina la escena es el ajuste, el recorte, la crisis, la incertidumbre, la duda de qué es lo que vendrá”, advirtió a su turno el intendente Luis Castellano.
Antes de todo eso, el teatro y la música irrumpió en la calle, sólo que por primera vez, el desfile inaugural tuvo el protagonismo de artistas locales que rindieron tributo a la obra e imaginario del plástico Beto Dentoni, a través de sus maquillajes, muñecos gigantes, la festiva y colorida música.
Ya hacia el final de los discursos inaugurales, arrancó el festival con la coproducción internacional (Chile-España) Nómadas, que generó imágenes inolvidables. Este espectáculo dejó mudos de asombro a chicos y grandes, dejó ver cierta magia de los desplazamientos, las mudanzas, los viajes, la relación con los recuerdos-objetos cosechados a lo largo de la vida, la vulnerabilidad del que se queda o se va para siempre, objetos entrañables que son parte de lo que somos y hasta parecen cobrar vida, los envoltorios, rollos de polietileno con burbujas, cajas o valijas que se convierten en fantasmas, medusas o rostros. Los maravillosos actores y actrices mostraron una suerte de poesía visual y se llevaron una intensa ovación y aplauso de pie de los espectadores que colmaron el Cine Teatro Municipal Manuel Belgrano.

Esa primera jornada siguió con 200 golpes de jamón serrano, en el Teatro Lasserre. Los protagonistas Gustavo Garzón y Marina Otero, conmovieron con sus relatos cuasi biodramáticos, el planteo de una atractiva espacialización y escenas para la memoria ya sea por el cuestionamiento y reflexión en torno al sistema teatral o la simple búsqueda del amor en la vida cotidiana. Sorprendente.
De allí, al Centro Cultural La Máscara, donde el deleite continuó con Palíndroma, otro espectáculo de muy buena factura, llegado de Buenos Aires, con una bailarina magistral, Margarita Poggi y un director talentoso, William Prociuk inspirados –vagamente- en la famosa práctica simétrica de la que el cordobés don Juan Filloy fue su recordman mundial.

Los primeros días


Entre las buenas obras que pudimos disfrutar en los primeros días, resaltamos Los golpes de Clara, Almacenados o Flores nuevas, entre otras. En los tres casos, sobresale la potencia y atracción que disparan las buenas actuaciones.
Carolina Guevara en Los golpes..., desanda una serie de personajes y situaciones echando mano a múltiples matices y recursos, y además la trama, evidencia con humor, el mundo femenino, las distintas violencias diarias y su combate, en un momento de trascendente debate en el país.
Un consagrado Horacio Peña se lució por igual junto a un joven Juan Luppi en Almacenados, de David Desola, bajo dirección de Susana Hornos. La obra se vio en el escenario del Lasserre, sin caja negra, lo que hizo que el universo del trabajo y las condiciones laborales para una u otra generación, los sueldos que no alcanzan o el vacío que provoca la alienación, la llegada de la jubilación, la falta de oportunidades, se amplifique y entonces, emocione más aún. "Hablamos de trabajo en esta obra -dijo al día siguiente, Horacio Peña- pero no pensamos en el teatro como trabajo y con estas políticas culturales de achique, hacer teatro se convierte en prácticamente un heroísmo".
El unipersonal Flores nuevas, con un sólido actor como Ignacio Tamagno, proveniente de Córdoba, es una obra infinita que da visibilidad a personajes rotos, de bordes, del interior de la geografía cordobesa en un registro prácticamente documental e inédito sobre ese decir tan pueblerino, cerrado, entrecortado y angustiante que exhibe el personaje principal y todos los demás a los que alude. Sobre texto de Federico Falco y con dirección de Nadir Medina –quien viene del cine como director de actores y asume el desafío de su primera dirección teatral-, la propuesta fue un golpe al mentón de unos pocos y privilegiados espectadores, pues la obra está pensada para un espacio y clima intimista.

Dios levantó polvareda
Dios, espectáculo dirigido por Lisandro Rodríguez con despliegue de unos 18 actores y el trabajo in situ del reconocido escenógrafo y artista plástico Norberto Laino, generó polémica y reacciones impronunciables –porque como decía Foucault, hay cosas que se dicen y piensan en una época determinada-, inadmisibles para los que se dicen “pro vida”.
Foto gentileza de Marcelo Castillo

La performance que trajo este Festival, pone en escena una pseudo misa con todos sus rituales, canciones, pedido de limosna, sermón y un Rodríguez que imita a un oficiante con una modulación increíble y que va guiando los procedimientos del rito católico de tal manera, que genera risa a la par que un cuestionamiento a eso que la Iglesia como institución y aparato ideológico, no ve, no quiere ver, no puede pensar, como el cuerpo, las mujeres, el dinero, las corporaciones que nos rodean, marcan, enceguecen e influyen. En paralelo, en la obra se ve al escenógrafo hacer su trabajo arriba del escenario de la Sociedad Italiana, y montar estatuas y cuadros en distintos tamaños, que constituyen –tal como se contó en las rondas de devoluciones- un homenaje al gran León Ferrari, conocido por la vergonzosa censura que sufrió su muestra en 2004. Hacia el final, un varón y una mujer, desnudos, despojados de todo podría decirse, abrazan a una estatua descomunal de Jorge Bergoglio –ahora Papa- responsable de aquella censura a Ferrari- y así parecen resumir el pedido de que la Iglesia se dedique a hacer lo que predica, amar. Pero eso no se interpretó. Todo lo contrario se ha suscitado: el odio que se lee en las redes sociales y la repercusión de esa foto del desnudo del final del espectáculo, de gente que ni siquiera la vio y que osa largar manifestaciones impunes y bárbaras, anacrónicas, inadmisibles, son pequeños grupos católicos que enseguida pidieron “la cabeza” de los organizadores. Se leen frases que superan lo imaginable.
Este Festival decimos, siempre hizo lugar a la voz de las minorías, los callados, los invisibilizados, esos que la Iglesia denigra y expulsa. En Rafaela, no sólo en esta edición sino en otras tantas, hemos visto obras que hablan de la homosexualidad, los abusos, la transexualidad, la discapacidad, la pobreza, las violencias, las mujeres. Los organizadores desde el principio, tuvieron la inteligencia y convicción de incluir, ya sea desde las obras que programa hasta los lugares a los que llega.
Es hora que el Estado que coorganiza este querido y apreciado Festival, se ponga esta camiseta y no, la de la Iglesia. No es el público del Festival el que se sintió ofendido, sino una franja minoritaria que ni siquiera vio la obra, incluido el intendente.
Es claro que el festival no fue solo la polémica que levantó en los medios locales y nacionales, la obra de teatro Dios, pero consideramos necesario, en los tiempos políticos que corren, detenernos y tomar partido al respecto para que nadie se lleve por delante un festival inclusivo y bello.
Por supuesto que hubo muchas más obras de calidad, sobre las que reseñaremos más adelante, en nuestra crónica de balance de LA OTRA BUTACA. Consideramos importante en estos momentos, repudiar el pedido de renuncia a los organizadores del festival y dar muestras de parte del Estado, de garantías de que un festival de estas características, continúe. La libertad de expresión no tiene límites, señores.

miércoles, 20 de junio de 2018

XII Festival Pensar con Humor

Cuando el humor atraviesa recónditas geografías

Los números hablan de la intensidad del Festival Pensar con Humor: más de 200 artistas -entre humoristas, actores y músicos- participaron de unas 80 actividades programadas, de las cuales 25 ocurrieron en escenarios del interior de Córdoba.

Mónica Borgogno 
(texto y fotos)

En esta XII edición del Festival Pensar con Humor se celebró el diseño de una programación de lo más variada que además, tuvo un notorio condimento especial, la inclusión de muchas mujeres humoristas y con ellas, nuevas miradas y temáticas. Este detalle da cuenta de que de verdad se trata de un festival bien pensado, en sintonía con los debates más actuales y las complejidades del entramado social de este siglo XXI que como se puede, se va desandando.
Raúl Sansica, el artífice de este Festival, suele decirlo de manera clara, en charlas informales o cuando desmenuza cada espectáculo que ve. “El humor es el termómetro de nuestra capacidad de evolucionar, de cuestionar, de cambiar y de liberar cual carnaval permanente, nuestros demonios más oscuros”, señaló. Él es el primero en invitar a no perdernos la oportunidad de pensarnos como sociedad, de la mano del humor.
Del 6 al 10 de junio tuvo lugar esta gran fiesta organizada por la Agencia Córdoba Cultura, que tiene por protagonista al humor cordobés, en todas sus versiones, estilos, formatos y de distintas generaciones, novatos y consagrados.
La apertura se hizo en Ciénaga del Coro, una localidad de unos 300 habitantes, situada a 220 kilómetros al oeste de la capital cordobesa, cerca del límite con la provincia de La Rioja. Hasta allí llegó el popular Cacho Buenaventura, con un show que se prolongó por casi dos horas, a puros chistes, canciones y episodios de su historia personal reconvertidos en piezas de humor que generaron empatía en la amplia audiencia que se dio cita en el salón comunal.

“Este es mi paisaje”, nos había dicho Buenaventura un rato antes, cuando se le preguntó qué sentía al actuar en estos contextos y donde había tantos contadores de chistes, tanta competencia, tanta espontaneidad para robar una sonrisa o carcajada a cualquiera. “Yo siento que soy su voz arriba del escenario”, completó este reconocido humorista nacido en Cruz del Eje. Eso se percibió en su espectáculo. Es que su humor está plagado del habla y dichos populares que circula entre la gente de estos pequeños pueblitos, pero también de aspectos biográficos. Su mujer, con quien lleva más de 40 años de matrimonio, fue uno de los temas que dominó buena parte del show. Con respeto y mucho cariño habló de ella como “la cansadora” que lo aguanta desde hace mucho tiempo y siempre lo bancó en esta locura artística. “Hay que reírse, en defensa propia y para demostrar que estamos vivos”, instó en más de una ocasión. Cabe resaltar que no fueron pocos los humoristas que participaron del XII Festival Pensar con Humor e invitaron a ponerle un poco de gracia a la vida cotidiana y los problemas de todos los días: la risa como estrategia de supervivencia. Es que lo que pasa afuera de los escenarios, se filtró en lo dicho arriba de las tablas, como no puede ser de otro modo. De pronto riendo, entramos en comunión, vemos lo más profundo de lo que somos, enquistado o floreciendo, provocando o emocionándonos y así, todo lo infame, se desintegra y transforma a la vez. “El humorismo es una situación sui generis y superior para juzgar la vida que pasa, para desarmar lo alevoso... Se falta a esa ley escolar que prohíbe sumar cosas heterogéneas, y de esa rebeldía saca su mayor provecho”, apuntó alguna vez el gran Ramón Gómez de la Serna.

Carolina Guevara en Los golpes de Clara.
En aquella jornada inaugural Julieta Daga abrió con su cuestionador Bufón el Ciclo Mujeres, una cita ineludible con el protagonismo de talentosas y creativas actrices que se dio en la sala de la Biblioteca Córdoba. Ahí vimos Los golpes de Clara (Buenos Aires), obra escrita y actuada por Carolina Guevara, doble mérito: En este trabajo, la actriz cuenta la historia de una mujer que se violenta ante la pobreza, un despido laboral y los atropellos del patriarcado, que también es capaz de juntarse con otras pares, entrenar para “redireccionar” todas aquellas violencias que recibe, o simplemente cantar un rap.
La Bicho y la cantante Guadalupe Sueldo.
En este ciclo y con otro tipo de humor, se presentó Feroz, el show de la Bicho, con Carla Dogliani que desde la caricatura de una mujer de barrio cordobesa, procura hablar bien pero en realidad, mete palabras en contextos desatinados como cuando cuenta que un día “había ido al centro a hacer unas ‘negligencias’…” A este personaje, que aporta varios “tics” para que las mujeres la pasen bien o mejor…, se suma el contraste con la estampa de Guadalupe Sueldo que canta de manera increíble canciones románticas que entre ambas, leen críticamente.
Las Pérez Correa en Picante de tuna.

También pasó por aquí La fabricante de tortas, de Alejandro Urdapilleta, con las actuaciones de Eva Portillo y Macarena Russo que llegaron desde Villa General Belgrano para mostrar su trabajo. Picante de tuna, de Las Pérez Correa –Laura Ortiz y Julieta Daga-, que a través de diversos personajes como las Mariachis Correa o las Pérez Copleras, arremetieron con humor y desparpajo, contra las políticas neoliberales actuales y abordaron otros tantos temas y debates de actualidad.
El ciclo se cerró con

Stand up
Este género cobró un significativo lugar en el festival. Además del concurso de Stand up que en esta edición admitió a una docena de candidatos, se sumó un sinnúmero de show unipersonales que trajeron historias de la vida cotidiana, social o política, con humor y siempre buscando la complicidad y participación del público.
Por caso, en la salita Azucena Carmona del Teatro Real se disfrutó de tres monólogos aunados bajo el título De eso sí se habla, de corte marcadamente feminista, con Verónica Ortik o Mariel Soria, que hablaron del ser mujer, sola y sin hijos, la masturbación, la homosexualidad, el aborto o la coyuntura político-económica.
Patricia de los Ríos
El trío se completó con Patricia de los Ríos –recordada ganadora del concurso de Stand up 2015- que con frescura, buen ritmo y gracia, le puso humor a su diario acontecer como mujer y maestra-.

Un capítulo especial merece todo lo que ocurría y se palpitaba con el Humor al paso, ese escenario en plena calle, al que cualquiera se podía subir para contar un chiste y ganarse entradas para las funciones del festival. En ese escenario y por sexto año consecutivo se realizó la final del Concurso “Humor al Toque”. De ahí surgió el ganador, un joven Fabio Sosa que con un globo amarillo, una peluca y una nariz roja, conquistó con su rutina de “Yo te dije” y se ganó, además de un abultado premio, la oportunidad de participar en la edición del Festival Pensar con Humor 2019.
Fabio Sosa, ganador del certamen de Stand up

Las expectativas que genera dicho premio, la preparación de cada candidato, la presencia del público y de un jurado, más el dúo compuesto por “Luzezita” – personaje que venía en representación de la Real Academia Española (RAE), con un inolvidable atuendo y maquillaje que rinde tributo a las divas de la canción como Rocío Jurado, Nati Mistral o Lola Flores- interpretado por la actriz Greta Berghese- y Santiago Legón como su asistente “Romanagleti”, le dieron especial vida a ese espacio que esta vez, se inspiró en el Congreso Internacional de la Lengua que en 2019 aterrizará con sus especialistas, en la capital cordobesa.
Luzezita, entrevistando a Cherca, uno de los jurados.
“Yo siempre digo que un pueblo que ríe es un pueblo que denota esperanza y buena salud”, comentó Luzezita que llegó a la Docta con la misión de observar de cerca la “Lengua cordobesa”. “Creo que a esta altura, la RAE va a tener que aceptar la palabra `culiao` porque he aprendido que tiene varias acepciones. Te pueden decir `ay culiada, pero qué linda eres`, en un sentido positivo, pero también se puede decir en un sentido negativo. También aprendí muchas palabras nuevas ligadas a bebidas como el `arremangao´: recortas el envase de tetra brick del vino, lo doblas y te lo tomas”, ilustró.
Adrián Gómez, uno de los humoristas cordobeses más populares -a juzgar por la cola de cuadra y media que aguardaba para entrar a ver su espectáculo en la sala mayor del Teatro Real-, también siguió el juego de pensar las singularidades del hablar cordobés. Pues, en uno de los sketchs de Pulenta Comedy Maker jugó y divirtió con la presentación del diccionario cordobés.
Desde Buenos Aires llegó, entre otros trabajos, el unipersonal Cosa de minas de Dalia Gutmann, en el que los pocos varones presentes, también rieron, participaron o contestaron sus ocurrencias y todos reconocieron y aplaudieron sus exagerados despliegues coreográficos, canciones y videos.

Comedia para rato
Recientemente estrenada, Cabaret Carmona, fue una de las piezas que quedará en la memoria de esta programación, ya sea por el trabajo actoral “dos por uno” tal como se los presenta –cada uno interpreta dos y tres personajes- y la intensidad de las emociones que la obra provoca en sus distintos momentos. Es la última producción de la Comedia Cordobesa, que aquí reunió a 18 actores y actrices, todos impecables, muy bien dirigidos por Gastón Mori, integrante del reconocido grupo Cirulaxia. Este Cabaret, que funciona perfecto en la sala más pequeña del Teatro Real, intenta contar una historia de amor cruzando las historias de aventuras y desventuras amorosas de Rodolfo, María Luisa, Cardoso y Angélica con la magia y fantasía de los propios artistas.
Giovanni Quiroga en Cabaret Carmona.
Los viejos actores de este elenco oficial trabajan en fina sintonía con los nuevos, y unos y otros se lucen por igual. Las mujeres están visiblemente vestidas para gustar, bien producidas y los varones, en su mayoría, aparecen haciendo el ridículo, por fuera de lo previsible, y eso hace reír a carcajadas. La imagen de Giovanni Quiroga con sus medias agujereadas pero con un cuello alto como de un Conde o Marqués o un serio Oscar Mercado reconvertido en una cabaretera más, son una síntesis de lo desopilante y tierno a la vez, que plantea esta obra.
Si bien se desliza la idea del cabaret como un lugar de explotación, no es lo que prima. Con más fuerza aparece el sueño de una de las protagonistas a la que le “tira el arte” y por eso abandona a su pareja y elige vivir del cantar por las noches. Acaso, para salir de la función pensando. En serio, es un “espectáculo feminine power, en el que están muy arriba las mujeres. Las actrices tienen preponderancia”, apuntó Mori en una entrevista.

Diversidad 
Caminatas para conocer anécdotas divertidas detrás de personajes de la Historia de Córdoba, de calles o Iglesias del microcentro, así como también un homenaje a Luis Fernando Correa tildado El Pícaro Cordobés, una muestra fotográfica sobre “Doce años Pensando Humor” con la intervención artística del ilustrador y acuarelista Daniel Pito Campos – realizador de la identidad del Festival y la Muestra Gráfica La Mayor Carcajada, sobre Diarios y Libros de Humor de la Biblioteca Mayor de la UNC, fueron apenas algunas de las actividades paralelas que ofreció el Festival.
Nombres como Doña Jovita, el Negro Álvarez con Pior es trabajar que actuó en Laguna Larga, Cherca Prieto que se presentó en Brinkmann, Claudio Araoz, el Flaco Pailos o Chule, ya son marcas registradas del humor cordobés entre otros tantos más, y por supuesto, formaron parte de la grilla 2018.
Como siempre, agradecidos al humor que contagia, hace bien, permite seguir y renovar o transformar.

sábado, 26 de mayo de 2018

Fiesta Nacional del Teatro Rosario 2018

Un momento de Guía semanal de ideas, de Entre Ríos.
Clase llegó de Córdoba y encantó a 400 espectadores.
De Buenos Aires llegó Yo, Encarnación Ezcurra.
Todo tendría sentido si no existiera la muerte, de Mariano Tenconi Blanco, también de Buenos Aires.

sábado, 21 de octubre de 2017

El teatro local e internacional se dio cita en los escenarios cordobeses

Cada dos años se celebra este encuentro en Córdoba, que desparrama teatro de calidad, por todos lados: pequeños pueblos, salas convencionales, centro de jubilados o cárceles.

Mónica Borgogno

Una vez más y durante once intensos días, Córdoba fue escenario del mundo y vidriera del teatro local, de alta calidad. La Agencia Córdoba Cultura a través del Teatro Real es el organismo responsable de este Festival bianual, que siempre ofrenda una programación que sorprende, emociona e invita a pensar.
Miguel Bosco protagonista de "Horacio..."
En esta onceava edición, el Festival Internacional de Teatro del Mercosur albergó propuestas provenientes de más de 15 distintos países, llevó espectáculos a localidades del interior cordobés como Sacanta de unos 3000 habitantes o Embalse -donde se montó Iara- O encanto das aguas, teatro de sombras de Brasil- y sin dudas, formó, contagió y sumó nuevos espectadores.
Más de 50.000 personas de toda la provincia, informaron los organizadores, vieron teatro de poéticas y lenguajes de lo más diverso.
Obras de Bélgica, Canadá, Italia, España, Portugal, Suecia, Serbia, República Checa, Brasil, México, Ecuador, Cuba, Uruguay, Colombia y Bolivia se cruzaron con propuestas de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Salta, Tucumán, Catamarca y Córdoba.
La región Centro Litoral tuvo una presencia notoria esta vez con cuatro espectáculos que dejaron bien parada la producción artística del interior y la calidad de sus actores. A saber, Carne de juguete y Horacio, amigo de Hamlet, ambas obras de Rosario, Nenúfares, un espectáculo puto, de Santa Fe y El cruce, de Paraná.
Una escena de "Carne de juguete"
Los entrerrianos de "El cruce"
cosecharon elogios en Córdoba

Lucida actuación de Edgardo Dib en "Nenúfares..."
La Comedia Cordobesa, por su parte, ocupó varios casilleros de la grilla de programación, con cuatro espectáculos. En la jornada de apertura, estrenó una versión libre del clásico de Luigi Pirandello Seis personajes en busca de autor, bajo dirección de Corina Fiorillo quien orquestó y articuló el talento de 19 actores, de distintas generaciones: caras reconocidas y nuevas, de este elenco oficial, tuvieron su momento de lucimiento en escena.

Saludo final de elenco de "El avaro",
en función en la cárcel (foto La Otra Butaca).
También se mostró Ella, de Susana Torres Molina y El último viaje de Consuelo de Saint Exupèry de Alejandro Finzi, dirigidos por Gonzalo Tolosa y El avaro, de Molière que se vio en el penal de Bower con dirección de Willy Ianni.
La danza teatro tuvo su máximo exponente con Noite, un espectáculo de Portugal que indaga en los disímiles submundos nocturnos. Jóvenes bailarines –André Braga, Paulo Mota y Ricardo Machado-, de cuerpos muy pregnantes y versátiles desandan y expresan los recovecos de la noche de la mano de textos del poeta Al Berto y Sandor Marai y una puesta que con un sinnúmero de cubiertas y precisa iluminación, logra significar cuevas, agujeros, montañas, un cuadrilátero de box, un pozo, un lugar adonde echarse a dormir, una protesta, violencias varias, un puente o un pedestal.


Pieza plástica (Buenos Aires), de Marius Von Mayenburg, dirigida por Luciano Cáceres, subió a escena una historia que con humor pone en cuestión las relaciones de pareja y familiares, la violencia, las frustraciones. Además del texto y la puesta, sobresalen las actuaciones de Florencia Benítez, Joaquín Berthold, Santiago Magariños, Daiana Provenzano y Julián Calviño.


Claudio Da Passano y Claudio Martínez,
Abel y Caín en "Terrenal"
Terrenal, también de Buenos Aires, llenó el Teatro Real en dos funciones: una en el mismo horario del partido de la Selección Argentina de Fútbol y en la otra, competía contra el frío y la lluvia. En ambos casos, la gente hizo cola y aplaudió de pie este trabajo escrito y dirigido por Mauricio Kartún con las magistrales composiciones de Claudio Da Passano y Claudio Martínez Bel y un gracioso Tata Dios encarnado por el santafesino Rafael Bruza.

Lujo local
Agamenón, volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo, de Rodrigo García, dirección de Sergio Osses, al igual que El Cura. Teatro coral y Los hijos de… (un drama social) –esta última dentro de la programación de los Premios 2016 de la Subdirección de Artes Escénicas de la Agencia Córdoba Cultura-, figuran tal vez entre los nuevos trabajos del teatro que se hace en Córdoba y que tuvimos oportunidad de ver. Una y otra puesta, resonó e impactó sobremanera en los espectadores, ya sea por sus puestas innovadoras o bien por el diálogo que estos textos generan con las noticias, con el contexto actual, con la virulencia del consumismo y los discursos vacíos, con la pedofilia, la homofobia y la hipocresía, con el desamparo del desempleo o los despidos y el menosprecio y ninguneo de los empresarios.
"Agamenon..."
En el caso de Agamenón -que se hizo en la cuidada y preciosa sala La Chacarita-, la violencia de lo dicho parece tocar al espectador, sacudirlo internamente y dejarlo pasmado. La síntesis del consumo porque sí y el vacío existencial, que se observa en esta puesta y su vestuario plástico, en las actuaciones de Lucas Goria y Pola Halaban y en la atmósfera sonora y visual asfixiante, llega, provoca y demuele.
En tanto El Cura. Teatro coral en tanto, constituye una tesis teatral. Este trabajo, dramaturgia y dirección de José Luis Arce, habla de la pedofilia pero no solamente, explica de algún modo las complicidades o la razón de ser de la existencia de estos sujetos: la homofobia y la hipocresía social. Las distintas voces de los ocho actores y sus parlamentos, en distintos planos o al unísono, construyen un universo oscuro, una trama social y estética que enuncia lo complejo, la espesura de los dobles discursos. Es un texto potente, necesario. Es una obra necesaria de ver.
"Los hijos de..."
Los hijos de… (un drama social) hace anclaje en tres historias de desempleo y despedidos –en realidad son más si uno se queda pensando en las historias de esos rostros curtidos de operarios, albañiles o empleados de fábrica que están en la puesta y en las butacas-, para señalar las fibras que estas situaciones movilizan adentro de uno, con la familia o en la calle-el sistema, las angustias, el tiempo que no para ni un poco, la necesidad de aprender a construir un motor que nos saque 'la fucking melancolia". Una propuesta bella y conmovedora por donde se la mire.
Hubo más exponentes del buen teatro que se hace en la Docta como Esdrújula, palabras para Bonino, de Zeppelin Teatro, Volver a Madryn de Rodrigo Cuesta o Los Modernos 15 años, que hemos podido disfrutar en otros festivales.

Arte como continente
Imagen de "Noite" (Portugal)
"En el cruce entre una expresión cultural y otra aparece la frontera y su desdibujamiento simultáneo, aparece el hombre con su condición fronteriza esencial... El arte es un continente, que acepta, asimila la diferencia y protege la convivencia", afirma Raúl Sansica, director de este mega encuentro internacional de teatro. Y uno puede confirmarlo, función tras función.
"Penev" (España)
Penev, de la compañía La teta calva, de Valencia (España) hizo reír con una propuesta que “despierta” al espectador para que levante el ánimo, para que entienda el teatro, para que sepa que “la vida es una puta mierda excepto cuando rueda la pelota o cuando se levanta el telón”. Este trabajo premiado como mejor espectáculo en la Feria de Teatro de Huesca, tiene una puesta austera, bella y sentida. “Una obra de fútbol para los que odian el teatro y una obra de teatro para los que odian el fútbol”, señala Xavo Giménez, autor y uno de los actores junto a Carles Sanjaime.  Ambos componen dos personajes por demás tiernos y entrañables. Tras esa función en el imponente Centro Cultural Córdoba, los valencianos hicieron las valijas y marcharon a hacer la obra en Rosario, Asunción (Paraguay) y Santiago (Chile).
"Hermanas del Alba" (Bolivia).
Foto de La Otra Butaca
Desde La Paz (Bolivia) llegó Hermanas del Alba, una puesta que sorprendió al público y a los simples transeúntes. Es que la versión del clásico de Federico García Lorca, arrancó con un cortejo fúnebre a pie, desde la Iglesia de la Compañía de Jesús hasta el Teatro del Libertador, pasando por la transitada avenida Vélez Sárfield. Así fue que un hombre que por ahí andaba, vio de pronto pasar en procesión a un montón de mujeres todas llorosas y ataviadas de estricto negro, a las que aprovechó para estirarles su gorra y pedirles unos pesos.
Otros, fueron público ocasional desde la ventanilla del colectivo urbano o un taxi. Ya en el escenario, la historia de Bernarda y sus hijas, se desplegó en clave de flamenco. Si bien el texto se demoró en llegar y resultó bastante abreviado en esta propuesta de danza teatro, el trabajo de las bailarinas es notable, exhibieron gran técnica y generaron momentos únicos de gran belleza que generaron aplausos espontáneos, incluso mucho antes del final.

Un manifiesto y un convite
Italia se destacó con la presentación de Still life 2013 de Ricci-Forte. Un trabajo a todas luces, impactante y movilizador. Uno de los trabajos más conmovedores vistos arriba de un escenario.
No es un teatro que deja pensando, no. Estos artistas van más allá y procuran que uno cambie de idea y pensamiento, que los espectadores salgan siendo más humanos que cuando entraron a la sala. Cuando todo deshumaniza y el otro y las diferencias, no pueden ni verse siquiera, esta obra hace vibrar nuestras estanterías y conmueve, claro. Tiene belleza, poesía, imágenes y metáforas por doquier. El espectáculo muele, pisa, golpea, machaca los corazones para que nunca más un pibe cualquiera se suicide perseguido por el bullyng homofóbico. Ese fue el hecho real que disparó la producción de esta obra: un chico de 13 años en Roma, en 2013, se colgó de la lámpara de su casa con su bufanda rosa, su color preferido y con el que lo acosaban sus pares.
Hay un momento único, el de dos mujeres -que pueden ser dos madres, dos padres o dos tíos-, que enumeran casi hasta el infinito, todo lo que enseñarán a sus hijos para no reproducir más miserias, prejuicios, estigmas, persecuciones. Es una enumeración que parece no acabar y eso lo hace aún más bello y triste a la vez.
Still Life 2013 (Italia)
La luz de lleno a la platea y la puesta a prueba del público, a ver hasta dónde se bancaba la homosexualidad, con un beso –como simple manifestación de amor- en la boca de parte de los actores varones a los espectadores varones y de las actrices a las mujeres que se habían sentado en la primera o última fila, fue un gesto “incredibile, inaspettato e meraviglioso”. No hay mejores palabras que esas, en italiano, para describir lo visto y sentido en el Teatro Real de Córdoba.
Se trata de un teatro que denuncia de manera profunda y que ansía una sociedad más humana. Así lo dijeron los creadores en la charla previa y eso mismo se trasuntó en el espectáculo.
Hermoso encontrarse en la vida, con artistas tan comprometidos y talentosos.
Este espectáculo, cabe destacar, ha girado por toda Italia desde 2013 hasta entonces. La primera vez subió a escena en el Teatro Argentino de Roma. Ahora venía de mostrarse en Uruguay, pasó por Córdoba y siguió viaje hasta México, donde por estos días se verá en las ciudades de Cualiacán, Mazatlán, Guanajuato y en León.
Los que anden por ahí, ya saben, tienen que ir a ver Still Life 2013. Van a quedar como desplumados o destripados, pero agradecidos.


En la edición papel de diciembre ampliaremos estos conceptos, más reseñas de obras y agregaremos más información sobre libros y otras actividades realizadas en este super festival. ¡Estén atentos!

jueves, 5 de octubre de 2017

Comienza un prometedor Festival de Teatro del Mercosur

El convite al Festival de Teatro del Mercosur llega cada dos años y cada vez, parece renovar su grilla de programación y apostar por más. Y eso entusiasma y atrae.
Este viernes 6 de octubre comienza en Córdoba una nueva maraton de funciones y actividades como homenajes o talleres de capacitación, que se extiende hasta el domingo 15.
Sus funciones en espacios no convencionales y a donde nunca llega el teatro como barrios, hospitales y establecimientos carcelarios, son parte del atractivo. Además de su extensión por el resto de la geografía cordobesa. Otro capítulo, está dado por el sinnúmero de obras provenientes, en esta edición de 15 países, con estéticas y propuestas de lo más diferentes.
En un rápido repaso por la programación de esta 11ª edición, las obras como podemos intuir, enriquecerán nuestras miradas de la mano de espectáculos que traerán belleza, poesía, reflexión y como no puede ser de otra manera en suelo cordobés, mucho humor.
Ahora El cruce recala en Córdoba y
actuará en la jornada de cierre.
La intensa agenda prevista, le hizo un importante lugar a las obras producidas en el Litoral argentino. En efecto, el domingo 15, entre las funciones de cierre, se verá El cruce (Paraná), dirigida por Gabriela Trevisani y con las actuaciones de Andrés Maín, Juan Kohner y Toño López.
A los entrerrianos se agrega dos obras de elencos rosarinos como Carne de juguete –escrita y dirigida por Gustavo Guirado- y Horacio, amigo de Hamlet –una reescritura del texto shakesperiano- y Nenúfares, un espectáculo puto (Santa Fe), bajo dirección de Pablo Tibalt, con la actuación de Edgardo Dib, Lucas Ruscitti, Pablo Tibalt y Gerardo Casas - hace poco vista en la sala Metamorfosis de Paraná.
Los clásicos no estarán ausentes en este maravilloso encuentro mediterráneo. La Comedia Cordobesa estrenará una versión de Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello.


Según anticipa Corina Fiorillo, directora de este espectáculo que se apreciará en el Teatro Real, "la obra de Pirandello es extremadamente vigente pese a tener ya casi cien años de que fue creada... En esta versión libre lo que intenté priorizar es traer a la actualidad cada uno de los interrogantes pirandelianos, que por cierto me parecen tan bellos como fundamentales. ¿Podemos definirnos? ¿Qué y quiénes nos definen? ¿Un hecho puede ser merecedor de cambiar toda tu vida? Qué es el teatro? ¿Cuáles son los límites del arte teatral en busca de una representación veraz? ¿Existe la verdad en la vida, o en el teatro? O cada verdad está contaminada por una mirada propia? ¿Podemos entendernos, hablar y entendernos? De esa búsqueda desesperada habla mi puesta, de esa imposibilidad de encontrar respuestas, de ese camino que nos propone el arte para responder estas enormes cuestiones. Hablo del teatro como metáfora de la vida. Como aquello que nos calma o nos ayuda a calmar la gran angustia de ser uno, ninguno, cien mil, como bien decía Pirandello”, nos anticipa la directora de esta pieza, Corina Fiorillo.

Vidriera local
Este año, además de este último trabajo, la Comedia presentará Ella, de Susana Torres Molina, El último viaje de Consuelo de Saint Exupery, texto de Alejandro Finzi y El avaro de Molière, bajo dirección de Willy Ianni. Esta última, por ejemplo, podrá verse en el Complejo Penitenciario de Bower.
Otros tantos creadores cordobeses, tienen un lugar privilegiado para mostrar lo suyo al mundo. Podemos citar a Rodrigo Cuesta, José Luis Arce, Jorge Villegas, el grupo Cirulaxia, entre otros.
Para la primera jornada también están programados dos espectáculos, uno de Portugal y otro de Suecia. La grilla para todos estos días, cabe agregar, incluye obras de Italia, Ecuador, Bolivia, México, Bélgica, Serbia, Canadá, Colombia, Venezuela, República Checa, Brasil y España.
Será una buena oportunidad para aproximarse a una diversidad de estéticas de todo el mundo y también del resto del país, ya que se disfrutará de obras de Tucumán, Catamarca, Salta, Buenos Aires.
Vale recordar que este Festival es organizado por la Agencia Córdoba Cultura a través del Teatro Real y se viene haciendo desde el año 2000. Desde entonces, constituye uno de los encuentros artísticos de mayor relevancia en Latinoamérica.
Desde el primer momento, quienes están detrás de este Festival salieron en busca de sus públicos al presentar propuestas "tanto en teatros como calles, plazas, correccionales, escuelas, fábricas, hogares de ancianos, hospitales y llevando este formato a su máxima expresión al extenderse por todo el territorio provincial con una fuerte impronta social", destacan los organizadores.





sábado, 30 de septiembre de 2017

Concerto per deux clown

Con dos actores e instrumentistas notables se abrió una edición más del Circuito Internacional de Teatro en Paraná. El Concerto per deux clown - que en realidad fueron dos y medio, sino tres clown...- pasó por el escenario mayor del Teatro 3 de Febrero. Un teatro colmado de espectadores de todas las edades no dudó en participar y al final, aplaudir de pie esta propuesta que trajo belleza, música, destrezas y trucos muy divertidos.
Voilà algunos momentos mágicos, algunas fotos de este espectáculo que tiene en su haber el premio del público en el festival off de Aviñón (2013) y que es creado y protagonizado por Igor Sellem y Julia Moa Caprez (Francia).

Hoy sábado 30, la programación del Circuito sigue con Amar, temer, partir, una interesante propuesta que aseguran, funde el zapateo de cuatro mujeres, con palabras, percusión y música ne vivo. Las actrices-bailarinas son de Chakatá, compañía argentina de tap.
 Antonin Descampe
Y a partir de las 22 de este sábado, podrá verse otra propuesta de clown proveniente de Bélgica, León Kamae, también en La Vieja Usina.

El festival continúa mañana en el auditorio de la Escuela de Música, Danza y Teatro (Italia 61) con dos producciones más: una versión de Saverio el cruel de Arlt de la comedia rosarina y Jacinta la valiente, de la clown Gardi Hutter.

Los interesados pueden sacar las entradas online que tienen un costo de $ 70.