Para mirar

Loading...

Páginas vistas en total

lunes, 31 de julio de 2017

Fusión de música, teatro y ciencia

Mónica Borgogno

Teatro y ciencia suele ser una combinación poco habitual. No obstante hay varias experiencias que por sobrados méritos y razones, quedan en la memoria. Se puede recordar El otro Galileo, pieza sobre textos de Bertold Brecht que armó, actuó y dirigió el rosarino Naum Krass y que por acá se vio en el Museo Interactivo de Ciencias.Personalmente, Einstein, encarnado por Juan Tríbulo, fue otra propuesta inolvidable: esta obra se montó en el escenario de la Escuela de Música, Danza y Teatro de Paraná.



Ahora, en el marco del Festival de Teatro de Rafaela (Santa Fe) pudimos asistir a la función de Christiane, un bio-musical científico, obra escrita e interpretada por una talentosa Belén Pasqualini, con notable dirección de Dennis Smith.

Esta obra de teatro recupera parte de la historia de Christiane Dosne Pasqualini, doctora en Medicina experimental, investigadora científica nacida en los suburbios de París que en 1942 emigró a Argentina para trabajar junto a Bernardo Houssay. Y acá se quedó para especializarse en leucemia experimental.

Christiane es conocida además por ser la primera mujer en ingresar a la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires. Hoy tiene 97 años. Hace diez, en 2007, escribió Quise lo que hice. Autobiografía de una investigadora Científica y en 2015, En busca de la causa del Cáncer.

Ese título, Quise lo que hice, resume y bien pinta la figura de esta aguerrida mujer de las ciencias. Como “una arriesgada, una apasionada”, la describen quienes más la conocen. Y este espectáculo, que resulta algo más que el repaso de la vida y obra de Christiane Dosne Pasqualini, tiene riesgo y pasión. De a retazos que van y vienen en el tiempo, con detenimiento en algunas políticas argentinas que dejaron marcas sobre los científicos e intelectuales, con paréntesis musicales que aportan metáforas a un relato desdoblado entre la nieta y la abuela científica, se desanda esta pieza teatral que invita al conocimiento.


Su nieta, Belén Pasqualini, fue precisamente la artífice de este bio-musical que torna visible esas microhistorias de amores, migraciones, dolores y sinsabores que atraviesan aquellos y aquellas que eligen y deciden, que buscan de manera incesante y crean. La obra “da cuenta de los cambios de piel que todos atravesamos… Te lleva de viaje por un universo poco conocido, alejado de la caracterización estereotipada del científico, vestido con un guardapolvo impoluto, investigando frente a la mesa de mármol”, señaló la actriz en una entrevista. En efecto, la figura que recuerda a esta investigadora aparece en escena vestida con un mameluco azul, se enreda buscando palabras y trastabilla entre el idioma adoptado y el de su Francia natal y su acento inconfundible. Tampoco se la presenta como una figura perfecta, sino con dudas e indecisiones, aunque siempre, atrevida, inteligente y con sentido del humor.

La obra habla del amor, de las decisiones, de la censura y sus consecuencias más aciagas, de la maternidad, de los giros y vueltas del vivir. Su acercamiento a la Argentina de la mano del doctor Bernardo Houssay. Su elección amorosa por Rodolfo Pasqualini, quien fuera creador del instituto nacional de Endocrinología. La crianza de sus cinco hijos Diana, Titania, Enrique, Sergio y Héctor.

En otra serie de este musical atípico -porque descarta lo banal y superfluo y se queda con lo más humano y profundo-, nos encontramos pensando y conociendo más sobre las arbitrariedades o premios de las academias, en particular de la Academia Nacional de Medicina, la relación maestro- discípulo, los experimentos, la investigación, los ratones, los tumores, la sangre y la leucemia, el ser mujer, madre y científica.

Sobre el sistema científico, sus premios y castigos y su “hasta acá llegó señora”, también habla esta obra de teatro. Así lo dice la actriz:

A los 60... cloroformo

Las preguntas y las respuestas posibles así como las explicaciones, tan inherentes a cualquiera que se embarca a investigar, son parte vital de este entramado. La científica está por recibir un premio pero ahí nomás empieza a formular los primeros interrogantes, y comparte al público distintas hipótesis, diversos recorridos, búsquedas, hallazgos y fracasos y nuevamente más búsquedas e intentos de arribar a una verdad. “Se me está yendo la vida, ¿Cómo me despido?' y '¿Valió la pena todo lo que hice?”, son algunas de las preguntas que la actriz tira al aire y dispara directo al pecho de cada espectador. Qué es investigar surge también y ahí todas las respuestas posibles parecen explotar, se extreman, como diciendo investigar es poner el cuerpo.

Investigar es...

El trabajo de la joven Pasqualini es impecable y por ello mismo, conmovedor. Se luce como actriz, como compositora y pianista, como dramaturga. Y emociona porque el trabajo muestra una escucha intergeneracional. Con esta obra Belén rinde homenaje, sí. Pero lo que se observa es que escuchó atenta a su abuela científica y aseguró un legado o mejor: que nadie nunca olvide a esta mujer, Christiane Dosne Pasqualini, una pionera en los estudios sobre el cáncer en nuestro país. Queda en el aire la potencia de ese gesto tierno de escuchar al otro, de otra edad, con vivencias que apasionan y contagian vitalidad. Por todos los costados técnicos, estructurales, artísticos que uno quiera analizar, se descubre y respira vida y humanidad. Investigar es también saber mirar y escuchar lo que los otros no miran ni escuchan. Es claro que Belén está rodeada de científicos comprometidos y sabe bien de qué se trata ese universo y la pasión por conocer.



En estas primeras semanas de agosto se puede ver esta obra de teatro en el Centro Cultural de la Ciencia(también conocido como C3), auditorio con capacidad para 500 personas, ubicado en la calle Godoy Cruz 2270, en el barrio de Palermo, Buenos Aires. Las funciones son los días sábado 5, domingo 6 y sábado 12 de agosto, a las 19 hs y la ENTRADA es GRATUITA. Se pueden retirar hasta 5 entradas por persona, el mismo día de cada función a partir de las 13hs, en el mismo C3. ¡Altamente recomendable!

sábado, 22 de julio de 2017

El teatro entibió de nuevo los corazones de la ciudad

En plenas vacaciones invernales, como desde hace 13 años, el Festival de Teatro de Rafaela volvió a cumplir con las expectativas del público, los artistas y la prensa especializada congregada durante una semana en la Perla del Oeste santafesino.

M.B. y G.M.
Ya no basta decir la cantidad de habitantes que tiene la ciudad de Rafaela, para describirla. Sí, es preciso caminarla un poco para descubrir parte de su idiosincrasia. Recorriendo sus calles se entiende que estamos ante una ciudad inundada de artistas y oferta cultural para todos los gustos. Esta ciudad tiene museos de entrada gratuita, interactivos, con muestras que en cualquier época del año, lo dejan a uno boquiabierto, por horas mirando y participando. También está Artentapiales, una iniciativa que desde hace años embellece una esquina derruida con unos angelitos o santos populares –como el mural que está en San Lorenzo y Necochea- o murales abstractos que pueden descubrirse en esos viejos carteles de los bulevares.
Pero Rafaela en julio, alberga desde hace 13 años uno de los Festivales más entrañables, siempre de esmerada programación y bien organizado para el encuentro de todos con todos. Y se transforma en teatro. Todos nos convertimos un poco en actores, críticos, directores. Eso es porque los que lo organizan apuntan precisamente al encuentro de miradas. Así reza el eslogan de este año y así, siempre es lindo volver a esta ciudad.
Una y otra vez, no deja de sorprender este Festival. La 13ª edición abrió con una jornada que anunciaba lluvia. Sin embargo, ese cielo naranja amenazante, no hizo desistir los ánimos. Por el contrario, el colorido desfile de arlequines gigantes de Los Venecianos, ideados por Lucas Martín Medina (Lincoln), le puso algarabía, ritmo y ganas de empezar a correr el telón. 
Los Venecianos

Con ese espíritu, se entró al Cine Teatro Belgrano. Allí se escucharon los discursos de los tres responsables políticos: el director del Instituto Nacional de Teatro, Marcelo Allasino, la ministra de Innovación y Cultura del gobierno de Santa Fe, María de los Ángeles González y el intendente de Rafaela, Luis Castellano. A su turno, todos valoraron el trabajo mancomunado de los tres poderes, sin lo cual no podría hacerse este encuentro que volvió a recuperar un día más y se extendió por tres pequeñas localidades de la zona como Suardi, Ataliva y Clucellas.
Los tres bien recordaron el legado del gran actor rafaelino José Fanto, recientemente fallecido. El teatro, colmado, aplaudió su recuerdo y la moción de que la Escuela Municipal de Artes Escénicas (EMAE) lleve su nombre.
Tras las palabras oficiales llegó la función de Los Carlinga Shakespir Show: una rockeada obra de a tres -Nicolás Goldschmidt en voz, teclado y percusión, Fabián Carrasco: voz, acordeón y guitarra y José Pawlin: contrabajo y coros-, que hizo reír a las autoridades presentes y al público en general. El trabajo versionó de manera popular y con humor distintas historias salidas de los textos del dramaturgo inglés como Hamlet, Romeo y Julieta, El mercader de Venecia e incluso la descarnada Tito Andrónico.
Los Carlinga

Formatos
Christianne...
Sorprendieron los formatos y dispositivos, esta vez. Así como la inteligencia y belleza que regalaron un sinnúmero de espectáculos. Por caso, Encuentro de Santiago Gobernori, con la interpretación de Andrea Collado y Emiliano Voiro dirigidos por Fabricio Montilla (San Juan) de 15 minutos de duración y en una pequeña caja en la que apenas entraban los dos actores y un espectador, o Christianne, un bio-musical científico con magistral despliegue actoral, dramatúrgico y musical de Belén Pasqualini, que no únicamente pone en escena la vida y obra de una científica. La actriz muestra críticamente la relación maestro-discípulo, señala con singularidad, originalidad y gracia qué es investigar o cómo se puede ser mujer, madre y dedicarse a experimentar y probar, entre otros aspectos.
El llamado “Feliztival” congregó nuevamente buena parte de lo más destacado de las artes escénicas de Argentina del corriente año. Se ofrecieron más de treinta espectáculos, y del total de funciones realizadas en la ciudad anfitriona y el resto de las subsedes, el cincuenta por ciento fueron con entradas gratuitas, y la otra mitad, a precios sumamente populares.
Por donde se lo mire, inclusivo. No sólo por la programación de la obra Un viaje a ciegas del grupo de Teatro Ciego de Buenos Aires –dirección de Martín Bondone- que logra sumergir al público en una historia con olores y tramas sonoras que transportan y que son lo que permite “ver teatro” sin el sentido de la vista. La inclusión estuvo además en la voluntad de extender la oferta hacia escuelas o nuevas vecinales, en dar lugar en la grilla a los primeros egresados de la EMAE y en gestar instancias gratuitas de capacitación artística.
Las ideas
Otra característica que distingue a este Festival, es esa capacidad de promover el pensamiento crítico, cuestionar lo instituido. Aquí citamos a Volver a Madryn dirigido por Rodrigo Cuesta o Algo de Ricardo (Montevideo) de Gabriel Calderón, con actuación de Gustavo Saffores.
Sorprendente, siempre, como inmejorablemente lo demostraron Las ideas de Federico
León. Al decir de Ariel Farace, uno sale de esa función “revuelto y entusiasmado”. Junto a Julián Tello, León pone en escena un proceso de creación, el pensamiento mismo, la idea de infinito, el sistema económico en la producción de una obra, la idea del “poli rubro” por la que pasan actores, productores y directores, lo real y la ficción, la experimentación, la dimensión conocida o desconocida de la tecnología. De manera  innovadora y lúcida, esta pieza pone en diálogo técnica, estética, humor y conceptos.


Tato Villanueva

Variedad
Edición tras edición se repiten los mismos calificativos para este Festival, es cierto, pero no dejan de acercar válidas definiciones sobre el evento y sobre los modos de gestionar política cultural e incentivar el teatro.
Una programación amplia, acaso más federal –piezas de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, San Juan- e internacional –cuatro propuestas venidas de México, Uruguay y Chile- fue responsabilidad de Gustavo Mondino. Una grilla de variedad y en casi todos los casos, jerarquía por encima de la media, garantizaron el éxito de las propuestas en los distintos espacios, llegando a niños, jóvenes y adultos amantes del buen teatro.
Volver a jugar
Los más pequeños y sus familias estuvieron de parabienes con el divertido espectáculo de clown de Tato Villanueva, que colmó el anfiteatro del Barrio Ilolay o la sala de la Sociedad Española, y con varios de los espectáculos que se dieron en la Carpa de Circo o en las vecinales.
Los Corderos
Otros de los espectáculos que tuvieron más que buenas aceptaciones, por nutridos motivos y virtudes, son Volver a jugar con los geniales Iván Sirczuk e Iván Zlachevsky (Les Ivans) que supieron crear una atmósfera mágica con simpleza, y con trucos, destrezas y malabares bien hilvanados atrajeron a chicos y grandes; así como Alboroto en banda, Los Zarabella, Deleite circense, Mágico Rock o Kaplum! La estampa de un público festejando las ocurrencias, riendo a carcajadas, abducidos por un sueño o un juego, o admirados por las acrobacias o una escenografía y un vestuario esmerados, comprobaba los méritos de cada una de estas obras.
Rauch
El público aplaudió y celebró sobremanera una de las últimas funciones de Los Corderos, de Daniel Veronese con Gonzalo Urtizberea, Luis Ziembrowsky, María Onetto, Flor Dyszel y Patricio Aramburu; El mar de noche de Santiago Loza con un Luis Machín que explotó gestos mínimos y conmovió -con dirección de Guillermo Cacace- o Rauch, con cuatros brillantes clown como Fred Raposo, Cecile Caillon, Gabriel Wolf y Rosina Fraschina, dirigidos por Julieta Carrera, que hicieron reír como nadie y curiosamente con una historia que desanda las arbitrariedades del mundo laboral.
El mar de noche








Proyectarse
Béisbol
Algo de Ricardo
Uno de los aspectos más novedosos del FTR de este 2017 fue la máxima incorporación de espectáculos internacionales en lo que va de su historia. Dos fueron las obras llegadas desde México: Béisbol, del joven autor David Gaitán, por el elenco de la Organización Teatral de la Universidad Veracruzana –la más antigua agrupación teatral azteca-, que ofreció una pieza difícil de encasillar, que puso en escena la reflexión sobre el quehacer teatral, el cuerpo del actor, el paso de los años, las mezquindades humanas y el mismo sistema que clasifica y jubila según sus arbitrarias reglas. Se trata de un increíble desafío metateatral en el que el numeroso y veterano elenco aborda “causas y azares” de la vida artística de una generación de resistentes, con la osadía de dos desnudos, el de una joven y el de una mujer de 86 años, muy conmovedor. El desembarco de este elenco por primera vez en Argentina y en Rafaela, fue merced a las gestiones en conjunto del municipio rafaelino, el Centro Cultural 25 de Mayo, el Centro Cultural Recoleta, el Teatro Auditorium de Mar del Plata y el Banfield Teatro Ensamble.
La otra pieza venida de México, igual de atrevida puesto que también enuncia lo que nadie quiere ver, fue Lo único que necesita una gran actriz, es una gran obra y las ganas de triunfar, creación colectiva de Vaca 35 Teatro con dirección de Damián Cervantes, inspirada en la pieza de Genet Las criadas, con las destacadas actuaciones de Diana Magallón y Mari Carmen Ruiz.
De Uruguay vino la mencionada versión generada sobre la tragedia de W. Shakespeare, con dirección de Mariana Percovich. Este unipersonal ofreció un solvente trabajo interpretativo de Saffores, un fino texto e imágenes potentes.
En tanto de Chile, se vieron tres emotivas y cautivantes “cajitas” que también rinden homenaje al Bardo inglés y fueron inolvidables para cualquier espectador. Es que cada pequeño escenario montado, más auriculares de los que salían tan en primer plano los breves pero memorables mónologos, para un solo espectador, cautivaban y emocionaban.
Las "cajitas" chilenas en el Hospital Jaime Ferré.
Además de las precisas y expresivas técnicas utilizadas en cada una de estas cajitas como esos ojos viejos y tristes y las arrugas del rey Lear que le habla a su hija Cordelia. Romina Herrera, su creadora, subyugó a decenas que encontraron su creación en la Terminal de Ómnibus, el Hospital local o el Complejo Cultural del Viejo Mercado. En los diálogos matutinos, la artista precisó detalles de las producciones y adelantó su deseo de encarar y sumar dos nuevas historias con la técnica de Lambe Lambe.                                                                               
En las últimas jornadas se sumaron las divertidas producciones de las comedias municipales de Córdoba como Eran cinco hermanos y ella no era muy santa de Miguel Iriarte en versión libre y cuartetera de David Picotto y de Mendoza: 120 kilos de jazz de César Brie con dirección de Pablo Longo, que se encargaron de dejar bien parado lo que sale de estos dos destacados espacios oficiales del país.

Y para cerrar esta semana, se eligió ADN, Algo De Nosotros, de Gerardo Hochman, maestro de actores y acróbatas que además de la función, estuvo en Rafaela para formar a un grupo de inquietos estudiantes. 
En suma, ¡larga vida al Feliztival!

martes, 30 de mayo de 2017

Artes al pie de la cordillera

Del 19 al 28 de mayo Mendoza albergó a numerosos elencos de todas las provincias argentinas, en lo que es el encuentro anual por antonomasia: la 32° Fiesta Nacional del Teatro. En apretado balance, ofrecemos nuestra mirada de buena parte de lo mucho que pudimos disfrutar en tierras cuyanas.

Guillermo Meresman

La inspiración de artistas andinos de la talla de Julio Le Parc y sus obras en el magnífico Espacio Cultural que lleva su nombre, Chalo Tulián, autor de las estatuillas con las que se premió la trayectoria de distintos artistas, o el reconocido Luis Quesada, estuvo dando vueltas en esta 32ª Fiesta Nacional de Teatro. Y a diferencia de ediciones pasadas, marcadas por acentuados desniveles de calidad según las regiones, esta vez se vio diversidad de estéticas y propuestas, pero se registró menos desigualdad y en casi todos los casos, mucho trabajo.



El sol de las primeras jornadas fue de la mano del espíritu festivo y las expectativas del público, ávido por ver las mejores producciones de todo el país. Luego llegaron los aires más fríos que se compensaron con el trajín y los maratónicos recorridos de una sala a otra, para no perderse nada.
Como se sabía, los resultados de las Fiestas provinciales volvían a ubicar en el centro de la escena a algunos nombres relevantes de los últimos años del teatro nacional, pertenecientes a distintas regiones, pero ya de merecido y reconocidos recorridos. Todo ello reforzaba la voluntad de ver lo que el otro subía a escena.
Con una realización compartida por los organismos locales de Cultura y el Instituto Nacional de Teatro (INT), esta vez se decidió hacer dialogar la producción teatral de ámbitos oficiales con la independiente, tal vez como un modo de celebrar los 20 años de la Ley que avala la existencia de este Instituto que nació y seguirá adelante para evitar precisamente inequidades y fomentar el teatro aquí y allá.
Por ello se abrió con dos producciones de comedias municipales como la de Mendoza y la de Córdoba. En el colosal Teatro Independencia ocurrió el acto de apertura que no contó con el discurso del director ejecutivo del INT, Marcelo Allasino, ni tampoco de funcionarios locales.
En su lugar, los referentes mendocinos Ernesto Suárez y Gladys Ravalle dieron la bienvenida, recordaron la importancia de la Ley Nacional de Teatro y su misión, e invitaron a disfrutar del paisaje otoñal y de la fiesta. En paralelo, algunos artistas aprovecharon la ocasión para hacer oír sus planteos a la gestión cultural local.


Los entrañables Ernesto Suárez y Gladys Ravalle.

Los reclamos se hicieron visibles y señalaron tensiones políticas que no están ausentes de los debates que se dan en el país. Todo lo contrario: hubiera sido difícil que no se filtrara algo de esto en el evento del calendario escénico más popular y federal.
Encrucijadas entre lo “ideológico y la gestión”, como bien plantea en clave de humor la murga La Mojigata en este 2017, fueron parte de las discusiones en el seno del campo cultural, en las charlas de café, en las mesas de devoluciones o en los encuentros más casuales durante las comidas compartidas entre críticos, funcionarios y artistas. Como bien señaló el Flaco Suárez, recordando a Saint-Exúpery, los adultos somos niños dañados, y los sensibles artistas expusieron esto con sus obras más doloridas o tiernas, más provocativas o condescendientes.

De lo mejor
Tanto Empleados (CABA) como La revoluta (La Plata) y Usted está siendo interpretado por Luis María Carnicetti, de provincia de Buenos Aires (Lomas de Zamora), estuvieron entre los puntos altos de la Fiesta.


Una toma de Empleados.

La primera, con actuaciones de Lucila Chedufau, Matías Corradino, Valentino de la Fuente, Priscila Lombardo, Fernando Morales, Florencia Rebecchi e Ignacio Torres, se mete con el tema del trabajo en una ciudad de grandes dimensiones como Buenos Aires, pero también da cuenta de otros temas como las relaciones humanas signadas por el ocio y el subempleo. Fue más que atractiva esa composición en 21 escenas que deja al descubierto el costado infame de los ámbitos laborales, bajo la fina dirección de José Mehrez que hace lucir a un joven y talentoso elenco.
En la obra de Diego de Miguel, La revoluta, cinco actores excelentes –Fabián Andicoechea, Claudio Cogo, Edgardo Desimone, Juan Hernandorena y Niem Nital- noquean a los espectadores con un espectáculo de exportación, construyendo inusitados y desopilantes personajes. Esta divertida farsa, integrante de una trilogía exploratoria sobre los llamados “géneros menores” de la comicidad, se ordena en resonancias y referencias de la propia historia argentina, con sus fallidos intentos de revolución, la pérdida de un líder anclado en París, la figura de la empedernida militancia, la seducción y la traición.
En Usted está siendo interpretado... a través de un simulacro periodístico se satiriza a algunos políticos nacionales y en especial a informativos televisivos que cotidianamente parecen parodiar la realidad. En este trabajo del grupo Ceta Teatro, se destaca la labor compositiva de Leandro Menéndez.
Dentro de este grupo de las obras que sobresalieron, no puede quedar afuera Gurisa, de Toto Castiñeira con un elenco de gran despliegue conformado por Juan Azar, Francisco Bertín, el entrerriano Marcelo Estebecorena, Nicolás Deppetre, el rosarino Pablo Palavecino y el brasilero Fred Raposo. Los actores entregaron piel y alma para esta “parodia de romance”, ubicada históricamente en tiempos de la Conquista del Desierto, utilizando fuentes lumínicas poco tradicionales, un vestuario impactante y creando situaciones de gran potencia, aunque a veces el texto o los signos escénicos se pierdan un poco en sus significaciones plurales.
Párrafo aparte merece Quiero decir te amo, un texto dramático único de Mariano Tenconi Blanco, en representación de Neuquén. Cabe añadir que el notable teatrista además se hizo presente especialmente con Fabián Díaz, para presentar el volumen 18 del último Concurso Nacional de Obras de Teatro, en el que ambos obtuvieran el primer y segundo premio. Por su parte, las actrices Jorgelina Balsa y Clara Miglioni, bajo dirección de Juan Parodi, lograron conmover con sus interpretaciones y se llevaron todos los aplausos en las dos funciones realizadas en una de las salas pequeñas de la Nave Cultural, una de ellas semi accidentada por un inesperado corte de luz.
También tuvieron elogiada recepción Las hijas de Bernarda de Edgardo Dib, versión del clásico de Federico García Lorca, que llegó con el elenco de Chaco; Nada del amor me produce envidia, de Santiago Loza y dirigida por Marcela Juárez, con interpretación de Gabriela Perez Cubas (Tandil) y Laurita. Tiene muchas cosas que hacer, ficción autobiográfica de Laura Copello y Ricardo Arias (Rosario), desde estéticas y procedimientos muy diferentes.


Las hijas de Bernarda, con la 
actuación de J. Lúquez Toledo.

En tanto Entre Ríos fue representada por una de las creaciones de Teatro del Bardo, El cruce, dirección de Gabriela Trevisani y dramaturgia de Valeria Folini. Tampoco defraudó al numeroso público que se hizo presente en el teatro Quintanilla. Es más, la propuesta ofreció muy buenos trabajos actorales y un relato hecho propio, inspirado en historias misioneras, que hizo levantar de sus butacas a los espectadores que los ovacionaron.


Gran momento de El cruce, ovacionado en Mendoza.

Dos bastiones
La provincia anfitriona ofreció tres buenos trabajos. La producción de la Comedia Municipal de Mendoza fue convidada para abrir con poesía y humor, al aire libre, nada más ni nada menos que este gran encuentro nacional. Presentaron 120 kilos de jazz de César Brie, con dirección de Pablo Longo.
El organismo local, vale resaltar, establece desde hace tiempo, por concurso público, la pieza, elenco y directores que todos los años estrenan una jerarquizada producción escénica. Un mecanismo a adoptar por estos lares. Víctor Di Nasso, Matías González, Magdalena Lucero, Manuel Damia y Pablo Mestre, desandaron solventemente la hermosa historia sentimental que propone su autor, despertado suspiros y risas.


120 kilos de jazz, de César Brie.

Tu veneno en mí de Manuel García Migani, brindó resultados de indagaciones conducidas con destreza, apostando a la honesta investigación de los numerosos trabajos actorales, el espacio y un entramado dramatúrgico que convocó hasta versos del mismísimo Juanele Ortíz.
La creación colectiva inspirada en la obra de Juan Draghi Lucero, Somos el recuerdo del mar que pasó, con dirección de Rosana López y dramaturgia de Diego Martínez, fue otra de las destacables. En las entrañas del árido paisaje mendocino, los personajes –con técnicas de marionetas de hilo- revelaron mitos, desprendidos de narraciones populares e hicieron las delicias de pequeños y adultos que disfrutaron del bello espectáculo.
De Córdoba, también en calidad de invitada, estuvo Eran cinco hermanos y ella no era muy santa de Miguel Iriarte, a cargo de la Comedia Cordobesa. Con su genuino acento humorístico, mediterráneo y cuartetero, le pusieron alegría y ritmo a la sala mayor del Teatro Independencia.
Volver a Madryn, de Rodrigo Cuesta, con estupendas actuaciones de Ale Orlando, Ignacio Tamagno y Hernán Sevilla, provocó con su incorrección política y con un lucido dispositivo lumínico -presente en recordados trabajos del creador radicado en la Docta-, logró trasladar hacia a una ciudad costera, a la platea colmada. A su término, varios cientos de espectadores aplaudieron con ganas, los riesgos asumidos y las imágenes sureñas.
El talentoso Jorge Villegas mostró Esdrújula, palabras para Bonino, una obra de impronta expresionista que, como algunas otras del realizador del grupo Zéppelin Teatro, reconsidera la política argentina del último medio siglo y se inspira en el texto original de Marcelo Cassarín dedicado al artista Jorge Bonino.
El joven y talentoso Santiago San Paulo.

Con sólidas y exigentes actuaciones de Rodolfo Ossés y Santiago San Paulo, y música en vivo y sonorización de Cruz Zorrilla, la celebrada propuesta se asentó además en el vestuario de Edgar Tula y los atractivos objetos de Eric Flores. No exento de algunas polémicas, el espectáculo se agradeció sobradamente por méritos que saltan a la vista y al oído.

Bien formados

Más de treinta espectáculos durante diez jornadas continuas y alrededor de 13.000 espectadores circularon por el mayor evento teatral del país. Más otras 1000 personas que vieron buen teatro en otras ciudades de esta provincia al pie de la cordillera.
Eso dicen los números pero la mejor evaluación la hacen los propios partícipes. La actriz Laura Copello, señaló que para ella “está bueno pensarse a uno mismo haciendo teatro más otras discusiones del orden de las políticas culturales. Nos gusta estar en estas instancias de fiesta y encuentro, porque el aprendizaje se da cuando uno ve el trabajo del otro y escucha lo que otros te devuelven”.
El dramaturgo y director Diego de Miguel, por su parte, dijo que presenció varias obras que le gustaron mucho y se sintió “muy estimulado por los espectáculos que vemos y los debates que se suscitan en las devoluciones”. En efecto, la Secretaría de Cultura de Mendoza convertida en Punto de Encuentro de críticos, investigadores y actores, fue enriquecedor no sólo por la cantidad de asistentes sino por las múltiples miradas que generaba un mismo hecho artístico.

El elenco de Gurisa, en las instancias de devoluciones.

“Hay muy buenos espectáculos y también se ve cierta debilidad de algunas provincias, lo que hace cada vez más necesario reforzar las asistencias técnicas”, aportó el periodista santafesino Roberto Schneider. “Un auténtico federalismo debería sostenerse en el tiempo, no solo con subsidios, sino también con más capacitaciones, más encuentros e intercambios entre regiones”, apuntó el matutino Los Andes en su balance, algo con lo que es difícil no acordar.
En paralelo, fueron muy convocantes y nutrientes los seis espacios de capacitación así como los diarios encuentros junto a jurados nacionales y la crítica, las charlas y presentaciones de las publicaciones de la editorial del INT y los homenajes a la trayectoria de diferentes artistas y grupos.
Estas fueron algunas de las características que reunieron en la Tierra del buen vino, a una parte sustancial del palpitante teatro independiente argentino.

Reconocer y premiar
No faltó un tiempo y espacio dedicado a distinguir la trayectoria de teatristas de distintos rincones. El Premio Nacional fue para el director Rubens Correa y reconocidos teatristas de las regiones como Alberto Félix Alberto, Rafael Reyeros, Claudio Tomás García Bes, Hugo Aristimuño y Adhemar Bianchi, también recibieron el reconocimiento y aplauso de sus colegas.
El Trayectoria de Colectivo Teatral Nacional fue recibido por Kossa Nostra, el grupo de titiriteros de Misiones fundado por Marcelo Reynoso, el Basko Ugalde y Tuni Bóveda. A partir de esta edición, se instauró además un nuevo premio a los Colectivos Regionales, que de aquí en más será entregado en las sucesivas Fiestas Nacionales. Durante la ceremonia se remarcó la singularidad del quehacer teatral. “El teatro es grupal o colectivo, o es un verso”, aseveró Ernesto Flaco Suárez.

Aristas de los artistas
Variadas propuestas de teatro para adultos y niños, y aún de danza-teatro y murga, fueron algunas de las ofertas que desfilaron por algunos de los trece espacios previstos por la Fiesta Nacional.
Varias de ellas debieron lidiar con dificultades extras, respecto a las condiciones de sus orígenes de producción –especialmente en cuanto a la capacidad de sus plateas. No obstante y atendiendo a lo que se desprende de esto, agregamos una enumeración rápida de títulos y nombres que no han sido mencionados hasta aquí y que concentran diversos méritos.
Cartas en bicicleta, de Cecilia Oviedo Torres y Paula Recchiuto (Jujuy), Amar Amando (o los ojos de la mosca), de César Romero (Tucumán), Un tonto en una caja, de Martín Giner, con su particulares búsquedas dramatúrgicas y buenos trabajos actorales, Mujer en la ventana con perfume de ayer y el alma prendida con alfileres, de Emilse Giardilli y Javier Santanera (Río Negro), Barroco americano, (Catamarca) de Alberto Moreno y El mal (América machetada), de David Romano con dirección de Romina Arce (Santa Cruz).

Un dato
Paraná fue sede de la Fiesta Nacional de Teatro en 1996. Esa ha sido la única vez y ya pasaron más de 20 años. Tal vez sea buen momento para que el teatro del país se reúna nuevamente en esta ciudad que fuera sede de la Confederación Argentina y que se vanagloria de tener el teatro más antiguo de Latinoamérica, el Municipal 3 de Febrero.


viernes, 26 de mayo de 2017

Homenajes

Recordar las trayectorias artísticas de los colegas y reconocer su impronta, su legado, resulta vital en cualquier ámbito. Y se agradece... En el marco de la Fiesta Nacional de Teatro que se lleva adelante en Mendoza, este jueves se hizo un emotivo homenaje a distintos referentes teatrales de las distintas regiones del país. En dicho acto se proyectó un video que recordó a actores, actrices, directores, dramaturgos, recientemente fallecidos, entre los que podemos distinguir la figura de Paloma Gudiño, actriz y docente del profesorado de Teatro de Gualeguaychú.
Uno de los últimos trabajos en la que se la vio fue en Brunno, la historia está en tu hogar, obra que recibió el premio de “Producción de obras de Teatro por la Identidad Entre Ríos 2013” del Instituto Nacional del Teatro, representó a la ciudad de Concordia en la 8° Muestra de Teatro por la Identidad y se siguió haciendo hasta 2016. ¡Qué bueno que se hayan acordado de tantos artistas!

Además se entregó el Premio a la trayectoria nacional que recayó en Rubens Correa (Buenos Aires, en tanto la distinción a la trayectoria correspondiente a nuestra región Centro Litoral fue para Rafael Reyeros (Córdoba). Por otra parte, este año el Instituto Nacional del Teatro instauró un nuevo Premio a la Trayectoria de Colectivos Teatrales Regionales. En la región Centro Litoral, el reconocimiento fue para el grupo La Gorda Azul (Santa Fe), cuya producción suele verse en Paraná en el Festival de Espectáculos Infantiles (FEI) que se hace en la capital entrerriana, durante las vacaciones de invierno. A propósito, el FEI 2017, según nos anticiparon, incluye, Transforma bestias de este grupo santafesino. ¡Felicitaciones a todos!

martes, 23 de mayo de 2017

Los entrerrianos en la Fiesta Nacional


Hoy es el gran día de El cruce, obra seleccionada para representar a Entre Ríos en la 32ª Fiesta Nacional de Teatro que se está desarrollando en la ciudad de Mendoza y municipios vecinos. Sí, este martes 23 a las 21 en la sala del Teatro Municipal Julio Quintanilla, es la actuación de los entrerrianos del grupo de Teatro del Bardo.
En este trabajo que cuenta con una rica trama dramatúrgica a cargo de Valeria Folini -sobre textos de Sebastián Borkoski y Horacio Quiroga dos escritores que bien pintan el universo selvático- y dirección de Gabriela Trevisani, se lucen los actores Juan Kohner, Andrés Main y Toño López. Ellos encarnan tres entrañables personajes que nos internan en su mundo, su ranchito, la orilla, de un modo tal que parece que por momentos parece que asistimos a una función de cine. No se la pierdan! 
Por si no leyeron la reseña que hicimos en 2016, aquí se las acercamos:




miércoles, 17 de mayo de 2017

Preparados

La 32ª Fiesta Nacional de Teatro que se realizará en Mendoza, está a punto de empezar. Desde Entre Ríos, ya con las valijas listas, están los integrantes del elenco de El cruce, elegido para representar a la provincia y por supuesto, el director de nuestra revista, Guillermo Meresman, que allá va a cubrir todo el encuentro.
La programación de esta edición de la Fiesta que comienza este viernes y se extiende por diez intensas jornadas, incluye espacios de capacitación sobre humor, dramaturgia, escenografía, dirección, actuación. También instancias de devoluciones, presentaciones de libros, homenajes, proyecciones, entre otras cosas.
En esta suerte de Seleccionado Argentino de Teatro, los artistas tendrán oportunidad de ver a sus colegas de todo el país, intercambiar pareceres, aplaudir y disfrutar del buen teatro.
La apertura será a las 18,30 con un espectáculo invitado: 120 kilos de jazz de César Brie, de la Comedia Municipal de Mendoza, en la Plaza Independencia, luego vendrá el acto oficial de apertura en el Teatro Independencia, al término del cual se verá la divertida y bailantera obra invitada de Córdoba, Eran 5 hermanos y ella no era muy santa, de Miguel Iriarte, dirección de David Piccotto.

Mientras que la actuación de los entrerrianos, está prevista para el martes 23 a las 21 en la sala del teatro municipal Julio Quintanilla. ¡No se lo pierdan!
Vale recordar que en El cruce actúan Juan Kohner, Andrés Maín y Toño López. La dramaturgia está a cargo de Valeria Folini que hilvanó textos de Sebastián Borkoski y Horacio Quiroga. Lutherías y objetos a cargo de Jani Toscano. Asistencia coreográfica de Juancho Capurro, diseño de luces de Teatro del Bardo, vestuario de Laly Mainardi y fotografía de Felipe Toscano. Todo bajo la dirección de Gabriela Trevisani.

lunes, 3 de abril de 2017

La fiesta en imágenes

En la página de facebook del INT Entre Ríos está subida la cobertura fotográfica de todo lo que se vivió en la Fiesta Provincial de Teatro que se realizó del 28 de abril al 2 de marzo último.
Julián Villarraza, responsable de esas tomas, esta vez registró al público -en las esperas o al momento de los aplausos-, las escenas de cada una de las 19 obras que se vieron y también objetos o detalles de la escenografía de cada espectáculo.
Elegimos algunas tomas de las obras distinguidas y en la próxima edición de La Otra Butaca, la cobertura y opiniones de referentes, sobre lo que ofreció esta muestra del teatro en Entre Ríos.

El cruce, con Juan Khoner, Toño López y Andrés Maín, dirigida
por Gabriela Trevisani, fue elegida para ir a la Fiesta Nacional
de Teatro que se realizará en mayo en Mendoza.


Plan Reservado, de G. Hughes, una de las elegidas para ir al Regional.
 Actúan Augusto Carballal, Pablo Perazzo y Jorge Velozo
bajo dirección compartida de V. Folini y W. Arósteguy.
Las aventuras del gaucho Calandria, dirigid por
Juanqui Izaguirre, también se va al Regional.
Bienvenida Casandra, fue otra de las obras seleccionadas para
el Regional de Teatro. Actúa Nadia Grandón, dirige Valeria Folini.
El jurado del selectivo sugirió que Les carteres,
de Teatro del Bardo, participe de los eventos
organizados por el INT en la región.

Árboles, de Ana Longoni y M. Morales Miy, se llevó una
distinción por el trabajo en iluminación a cargo de Oscar Lesa.


La actriz Lorena Knoll de Las visitas, de Jorge Palant,
dirigida por Danilo Praderio (Gualeguaychú), recibió mención especial
como actriz junto con Nadia Grandón (Bienvenida Casandra) y
Paula Righelatto (Frutas de estación y Las aventuras del gaucho Calandria)



domingo, 26 de marzo de 2017

Fiesta Provincial de Teatro

Semana a puro teatro, para agendar...

Por estas horas un sinnúmero de actores deben estar a puro ensayo.
Es que un total de 19 espectáculos de distintos puntos de la provincia, participarán de la Fiesta Provincial de Teatro Entre Ríos 2017 -organizado por el INT Entre Ríos- que se realizará del martes 28 de marzo al domingo 2 de abril.
Los espectáculos serán evaluados por un jurado ad hoc integrado por Mónica Leal, Mónica Borgogno y José Luis Valenzuela. Ellos tendrán la tarea de elegir la obra que representará a la provincia en la Fiesta Nacional que será en mayo en Mendoza.
Elencos y obras de Colón, Gualeguaychú, Larroque, Nogoyá, Viale, Victoria y en su gran mayoría de Paraná, forman parte de una grilla más que intensa y variada. Pues habrá funciones en diversas salas como el Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina (Gregoria Matorras 861), la Casa de la Cultura de Entre Ríos (9 de Julio y Carbó), la Sala Arteatro (Tucumán 378) y la Sala Metamorfosis / Callejón de los sueños (Alameda de la Federación 453).
El valor de las entradas para cada espectáculo se fijó en 50 pesos y podrán adquirirse en las boleterías que se habilitarán en cada sala, una hora antes de cada función.
Cabe destacar que alumnos y docentes del Profesorado de Teatro de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de Uader ingresarán sin cargo.

Seminarios gratuitos
Por otra parte, en el marco de esta Fiesta, habrá dos actividades con entrada libre y gratuita a desarrollarse en la Casa de la Cultura.
A saber:
Sobre Teatralidades Periféricas
hablará
José Luis Valenzuela
El miércoles 29 de marzo a las 16 el director de teatro José Luis Valenzuela brindará una charla sobre Teatralidades Periféricas, mientras que la dramaturga Cristina Merelli realizará el Seminario de Dramaturgia “Sesos en Estado de Gracia” del viernes 31 de marzo al 2 de abril de 10 a 13. El objetivo del seminario es la escritura de una obra breve o monólogo.

Para más información comunicarse con Representación Entre Ríos del Instituto Nacional del Teatro (INT), Laprida 557, teléfono 0343 4222799, entrerios@inteatro.gov.ar, Facebook: INT Entre Ríos.


Programación
MARTES 28
19:00 Supervivencia de las Flores (Espectáculo Concertado, Paraná) Metamorfosis
22:00 La Prudencia (La Tertulia, Paraná) Metamorfosis

MIÉRCOLES 29
19:00 El Auto Blanco (Grupo Abarajala, Viale) Metamorfosis
22:00 Rojo Carmesí (Mojiganga, Paraná) Metamorfosis

JUEVES 30
19:30 Tiernas Criaturas (Bacanal Grupo Teatro, Paraná) Metamorfosis
21:00 El Cruce (Teatro del Bardo, Paraná) La Vieja Usina
22:15 Las Visitas (Grupo Eppur Si Muove, Gualeguaychú) Casa de la Cultura

VIERNES 31
18:00 Les Carteres (Teatro del Bardo / QuéTupé, Paraná) Casa de la Cultura
19:00 Secreto bajo el parral (Grupo Hecho a Mano,Paraná) Arteatro
20:30 Árboles (Espectáculo Concertado, Paraná) Metamorfosis
21:45 Frutas de Estación (Espectáculo Concertado, Paraná) La Vieja Usina

SÁBADO 1
18:00 La leyenda de la Solapa (Cosifango Circo, Colón) La Vieja Usina
19:30 Bienvenida Casandra (Teatro del Bardo, Paraná) Metamorfosis
21:15 Plan Reservado (Teatro del Bardo, Paraná) La Vieja Usina
22:30 Mansa Tuca (Grupo Candilejitas, Nogoyá) Arteatro

DOMINGO 2
18:00 Las Aventuras del Gaucho Calandria (Calandrias, Paraná) Casa de la Cultura
19:30 Una espina en el zapato (Grupo Friwox, Larroque) La Vieja Usina 21:00 Partes de Troya (Espectáculo Concertado, Paraná) Metamorfosis
22:30 Piedra sentada, pata corrida (Posición Cero Teatro, Gualeguaychú) La Vieja Usina